La convergencia periodística es inevitable, pero no existe una fórmula única para su adopción

Los doctores Pere Masip y José Lluís Micó, de la Facultad de Comunicación Blanquerna, consideran que la convergencia periodística es inevitable.

 

(Santo Domingo, 30 de junio de 2009) La crisis coyuntural que viven los medios de comunicación en la era de Internet y el descenso de las ventas de la prensa escrita plantea retos a los grupos de comunicación que imponen estrategias de integración o convergencia periodística que garanticen más rentabilidad a sus negocios y calidad de la producción, pero también mejor uso de sus recursos humanos.

Al tema se refirieron los doctores Pere Masip y José Lluís Micó, de la Facultad de Comunicación Blanquerna, de la Universidad Ramón Llull de Barcelona, en el taller sobre “Convergencia periodística: una vía para superar la crisis”, el cual ofrecieron en las aulas de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) el lunes 29 y martes 30 de junio. Los cursos forman parte del programa formativo del Centro de Investigación de la Comunicación de la Fundación.

Periodistas en ejercicio, incluidos editores y ejecutivos de medios privados y públicos, conocieron con los especialistas las experiencias de convergencia periodística que se han desarrollado en diferentes grupos de comunicación españoles de diversas regiones y dimensiones económicas.

Masip y Micó coincidieron en el hecho de que la convergencia periodística es inevitable en el momento que vive la industria de la comunicación, aunque no se pueda hablar de una fórmula única, aplicable a todos los países y corporaciones. Para ellos, lo que deben hacer las empresas mediáticas es decidir qué grado o tipo de convergencia deben desarrollar.

Destacaron que cada vez gana más fuerza la visión de un grupo multimedia como generador de contenido para satisfacer las demandas de los diferentes públicos, lo que conduce a la utilización de los contenidos que producen a través de medios diferentes.

Otro énfasis de su intervención salió de la relevancia del Internet, con la recomendación de que toda estrategia que se asuma tome la Red como elemento central, tomando en cuenta que es el medio que gana cada vez más espacio y hace posible la difusión de contenidos. Con la fuerza de las estadísticas, mostraron la caída estrepitosa de las ventas de diarios impresos, en los últimos ocho años, mientras el acceso a la información a través de Internet se multiplica de manera exponencial.

Apuntaron que aunque Internet es una realidad que se admite, en los grupos de comunicación con medios escritos estos últimos siguen siendo los privilegiados al momento de adoptar políticas de integración.

Los catedráticos resaltaron la figura del periodista polivalente en el escenario mediático y las ventajas y desventajas que suponen para el profesional del sector el desempeño múltiple, a veces con un mismo salario. Se refirieron a las tres dimensiones de la polivalencia: la temática, que se refiere a la capacidad que puede desarrollar un periodista para escribir sobre temas diversos; la tecnológica, que sale del dominio y uso laboral de diferentes tecnologías, como la cámara de vídeo, la fotográfica y la computadora, y la polivalencia mediática, que tiene lugar cuando el periodista produce para varios medios una misma información, con la imposición de hacer uso de los lenguajes que demanda cada uno de estos.

Micó y Masip trajeron también a la mesa las diferentes apreciaciones que se hacen sobre la convergencia periodística desde el punto de vista sindical y profesional. Hablaron de las ventajas que se derivan de la reducción de costos mediante el uso de un mismo equipo de redacción para varios medios de diferente naturaleza, lo que también implica, con la capacitación debida, que los contenidos sean uniformes. Entre los riesgos que se mencionan regularmente señalaron las jornadas laborales extendidas, y la disminución de la calidad, ante el hecho de que la inmediatez prevalece sobre el análisis.

Masip y Micó, autores de diversos libros y artículos científicos, son co directores del Grupo de investigación Digilab. Como parte del acuerdo de colaboración de la Facultad de Comunicación Blanquerna con FUNGLODE y su Centro de Investigación de la Comunicación, ambos asesoran el proyecto del Libro Blanco del Periodismo Dominicano, en proceso de elaboración.

ver publicación original

Publicado en