El fotoperiodista tiene en su sensibilidad una herramienta fundamental para captar realidades y emociones

Dos destacados fotoperiodistas del ámbito internacional compartieron en el auditorio de FUNGLODE su experiencia en diferentes escenarios y países.

(Santo Domingo, 29 de mayo de 2009) Carlos Barría, fotorreportero de la agencia Reuters, y Rodrigo Abd, de la agencia AP, ofrecieron desde el auditorio de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) un viaje por el mundo del foto periodismo, en el que mostraron la forma en que éste es capaz de transmitir emociones y realidades.

La conferencia que ofrecieron, “El fotoperiodismo y el desarrollo de sus diversas vertientes”, sirvió de cierre al II Workshop de Fotoperiodismo, que durante una semana desarrolló el Grupo de Fotorreporteros del Centro de Investigación de la Comunicación de la FUNGLODE.

Barría y Abd mostraron algunos de sus trabajos en escenarios diferentes, y en ambos casos el elemento común de su disertación giró en torno a las posibilidades que tiene un fotógrafo de captar emociones y situaciones, incluso en la cotidianidad de una comunidad o la rutinaria gira política de un candidato.

Ambos compartieron con el público sus vivencias como reporteros gráficos en Estados Unidos, Centroamérica y otros escenarios, y el camino que han recorrido desde que se iniciaron en los medios de prensa de Argentina, su país natal.

Barría, quien cubrió para su agencia parte de la campaña del candidato republicano John McCain y su rival victorioso del Partido Demócrata, Barack Obama, habló sobre el desafío diario que supone para un reportero gráfico captar las actividades de campaña y la pericia que tienen que desarrollar para conseguir imágenes que interesen a los medios.

Muchas de las imágenes que captó en las actividades de los candidatos las compartió para explicar el reto que supone, casi siempre, lograr buenos planos en circunstancias complicadas y en un tiempo récord.

Abd también trajo al auditorio parte de su banco de imágenes, que describen la realidad guatemalteca fruto de la guerra, y los rostros de múltiples etnias que configuran la población de Afganistán, donde estuvo meses.

Habló de la foto que se hace con menos prisa, pero que demanda, antes que nada reparar en la escena que se presenta, y que puede que no ser vista ni captada, si no se tiene la sensibilidad para ello.

Ambos hicieron énfasis en la pasión que debe poner un fotógrafo para lograr que aquello que ve y en lo que repara para contar una historia, pueda ser transmitido a través de las imágenes con la intensidad buscada.

Un taller para enseñar a contar historias con imágenes

Como instructores del taller, durante una semana, Barría y Abd llevaron esas enseñanzas a los 12 fotógrafos que tomaron parte en el curso, en los salones de FUNGLODE. Al final, quedaron satisfechos con el objetivo de enseñar a montar un fotorreportaje.

El II Workshop de Fotoperiodismo lo iniciaron semanas, atrás, cuando los participantes comenzaron a producir el material gráfico para el taller, con las instrucciones de ambos, a través de Internet.

En la jornada participaron fotógrafos de diferentes medios nacionales

Los fotógrafos Orlando Barria y Ericka Santelises, responsables del Grupo de Fotorreporteros del Centro de Investigación de la Comunicación de la FUNGLODE, organizaron la actividad contró con el patrocinio del Grupo León Jimenes, Cemex Dominicana, Brugal & Co., y Diario Libre.

Elina María Cruz, directora del Centro de Investigación de la Comunicación de la FUNGLODE, presentó a los conferencistas, quienes mantuvieron un extenso intercambio con el público presente, compuesto en su mayoría por fotógrafos y periodistas.

Publicado en