Tony Pérez: Critica ejercicio periodístico

Escrito por: ARISMENDY CALDERÓN

El periodista y catedrático plantea que la profesión se ha degradado porque muchos comunicadores han olvidado su responsabilidad con la sociedad, dejando a un lado todo lo que implica riesgos cuando se asume una posición honesta

 

Tony Pérez, periodista y profesor de comunicación de la UASD, critica que el proceso de globalización haya traído consigo el puro y simple declaracionismo a los medios de comunicación.

Como periodista, investigador, planificador y académico, Tony Pérez tiene una opinión muy particular de los cambios y las formas de hacer periodismo en la República Dominicana en las últimas décadas: comunicadores activos, egresados y “enganchados” a la profesión ejercen, salvo honrosas excepciones, para obtener dinero fácil.

Pérez, periodista en ejercicio, profesor universitario, innovador, opina que la profesión se ha degradado porque muchos comunicadores han olvidado su responsabilidad con la sociedad,  dejando a un lado todo lo que implica riesgos cuando se asume una posición honesta, objetiva e imparcial. “Yo creo que el mismo proceso de globalización ha traído consigo un proceso de desdibujamiento de la profesión periodística, que se refleja, por un lado, en la incursión de personas que entienden que esto no se estudia, que no hay que tener determinadas condiciones, como vocación, actitud y aptitud, y otras características. Muchos creen que inmediatamente llegan a esta carrera   van a hacer dinero”.

Con el agravante de que para muchos medios, todas las firmas son iguales. Craso error. No se puede comparar la firma de un periodista honesto, capaz, responsable y trabajador, “con la de un busca cheque en las instituciones públicas o privadas”.

“Lamentablemente, las fronteras del periodismo son permeables. Todo el que quiere incursionar en la profesión dice: aquí estoy yo y soy periodista, con el agravante de que le dan oportunidad y lo categorizan como periodista”.

Reconoce que, se ha registrado un notable incremento en la carrera de  Comunicación Social en las diversas universidades del país. La matriculación es alta. Sin embargo, indica Pérez, la visión que tienen en sentido general los jóvenes que ingresan a formarse como periodistas apuntan “a la búsqueda del dinero fácil y a evadir la responsabilidad social de informar a la población para que adopte decisiones acertadas en su diario vivir”.

“No digo que todos los estudiantes de Comunicación apuesten a eso, pero cada día es mayor esa tendencia. Creo que hay un crecimiento geométrico de la cantidad de estudiantes que apuesta a hacer un periodismo meramente comercial y cada vez más lejos de la investigación”.

Tony Pérez entiende que las causas de este problema en el ejercicio periodístico en nuestro país hay que analizarlo desde la óptica de lo que ocurre en el mundo, de la crisis y la corruptela que sacude a las naciones desarrolladas y subdesarrolladas. “También el espejo que tenemos aquí, donde no hay que estudiar ni trabajar para hacerse rico, y en cambio, la sociedad parece estar embarcada en la tendencia  de considerar honestos y reconocer a aquellos que tienen dinero, no importa el origen de la fortuna, es decir, quien tiene dinero es una persona exitosa y por tanto merece el reconocimiento”.

La otra cara de la moneda en la sociedad, según el comunicador, es que  estrecha el cerco a los profesionales honestos que quieren abrirse paso para progresar.

Esta práctica se manifiesta en los salarios de miseria que devengan jóvenes que han realizado carreras universitarias, y que aspiran a vivir dignamente. “Esto le deja a muchos profesionales la disyuntiva de morirse de hambre o corromperse. Por eso hay quienes dicen: bueno, como yo no quiero morirme, mejor me corrompo. Esto incluye a muchos periodistas y, déjame decir, no es fácil vivir en ese ambiente”.

Declaracionismo

A Tony Pérez le inquieta que muchos reporteros se limiten simple y llanamente en ser agentes transmisores de la cháchara política cotidiana, del declaracionismo que se ofrece en aburridas ruedas o “conferencias” de prensa.

“Hay mucho declaracionismo en los periódicos, en todos los medios. Es la ley del menor esfuerzo. Ésta es una tendencia latinoamericana, y no es buena, que es producto de la misma contaminación de la calidad, y que está dada por la misma corrupción y por el poco aprecio que siente el periodista a la hora de trabajar en una redacción”.

El quid de la cuestión es que, según Pérez, en las redacciones de los medios de comunicación los periodistas trabajan mucho y reciban salarios miserables. Esta situación obliga a muchos reporteros a buscar dinero extra para completar su salario y tratar de vivir dignamente.

Por experiencia sugiere que los periodistas profundicen más en la información, que escriban reportajes y crónicas refrescantes que lleven al lector al escenario de los hechos, que realicen trabajos de investigación para que los lectores, en el caso de la prensa escrita, se identifiquen con el medio.

“Parece que no nos hemos dado cuenta de que el periódico no es solamente diseño. El diseño no es periodismo. El diseño es un traje que tu le pones a algo para vendérselo a alguien. El periodismo es actualidad, es contenido, y ese contenido hay que trabajarlo teniendo en cuenta no solamente el periódico como tal, sino la competencia de otros medios, especialmente la radio y la televisión”.

Los periódicos, dice, deben entender las tendencias y necesidades de una nueva forma de construir historias periodísticas.

“Si los periódicos de hoy quieren ser competitivos, tienen que orientarse más hacia toda la madeja, explicar desde el periodismo la complejidad del mundo, la complejidad de los problemas, con los géneros por excelencia: Crónicas y reportajes”.

Especie en extinción

El profesor de la escuela de Comunicación Social de la UASD afirma que los buenos periodistas son una especie en extinción. “Si están vivos, los pocos que quedan, no están en los periódicos, no porque no quieran estar, sino porque vivir con honestidad es muy difícil. Tienen que dividirse en seis mil pedazos para obtener los ingresos necesarios para mantener a su familia”

“El trabajo periodístico bueno vale, el talento vale. Cuando a un periodista bueno no le pagan lo suficiente, se corrompe y pierde el medio, porque pierde su credibilidad. Si el comunicador recibe dádivas de políticos o funcionarios, entonces las historias que construye son aéreas, superficiales, son simples notas de relaciones públicas”.

Tony Pérez teme que si los periódicos impresos no mejoran su calidad en el contenido de las informaciones que ofrecen al público, corren el riesgo de desaparecer. Esto no tiene absolutamente nada que ver con los diarios digitales, que han revolucionado el ejercicio periodístico en el mundo.

“No quiero ser apocalíptico, pero si no cambia la situación, en poco tiempo vamos a ver cómo los periódicos van a dejar de circular por la baja lectoría, no porque a la gente no le gusta leer, sino porque si el periódico no es atractivo para la juventud acostumbrada a lo gráfico, a la televisión, si no le ofertan una opción diferente, los jóvenes dejarán de leer los medios impresos”.

 

Publicado en el Periódico Hoy el  22 Marzo 2009,

 

Publicado en