Metodología de la investigación periodística

Por: Minerva Isa

Todo quehacer periodístico tiene un alto componente investigativo.  Naturalmente, me refiero a la labor del reportero agudo, observador, reflexivo, con una permanente actitud inquisitiva, crítica. No aquellos a quienes la rutina o espurios intereses las convierten en fonógrafos humanos, en altoparlantes de dirigentes políticos o empresariales.

Cuando la búsqueda de información se despoja de la prisa, del apremio del diarismo y se reviste de rigor y de paciencia en pos del conocimiento profundo y minucioso de un hecho o problemática, cuando se hace sistemática y asume un método minimizando el margen de error, estamos frente a la investigación periodística o periodismo científico.

Esta modalidad del periodismo trasciende la noticia, no se limita a responder las clásicas preguntas que rigen la crónica noticiosa: qué, cómo, dónde, cuándo. Busca el porqué, profundiza en las causas y efectos, determina su justa dimensión, observa las tendencias y perspectivas.

Su escarpelo penetra hasta la auténtica esencia de las cosas, llega al noúmeno, descorre cortinas de humo. Desnuda una realidad, la radiografía y vivisecciona, y la presenta en múltiples aristas o vertientes.

Al diseñarse o ejecutarse una investigación se sigue un método científico, que es el procedimiento riguroso que la lógica estructura como medio para la adquisición de conocimiento.

Los métodos y técnicas, herramientas metodológicas de la investigación, permiten implementar sus distintas etapas, dirigiendo los procesos mentales y la práctica hacia la consecución de los objetivos formulados.

Esa metodología se aplica en una secuencia que va desde la selección del tema hasta la redacción de las conclusiones obtenidas en forma consistente y coherente.

El desarrollo de cada paso se ciñe a sus propias reglas, requiere de lincamientos o técnicas específicas que con un manejo adecuado optimizan los resultados.

No obstante, es posible hacer ajustes, afinar las técnicas, depurar estrategias, modificar el orden a seguir. La experiencia demuestra que cada tema impone cambios, sobre todo en el trabajo de campo o investigación directa, en la que, dependiendo de la temática, se aplican diferentes estrategias.

Siempre estricta y rigurosamente sujeta a los hechos, que se interpretan y contextualizan, la información compilada en la investigación periodística puede adoptar cualquier forma de exposición, pero sólo podrá ser llamada como tal si sigue determinadas formas o técnicas para la búsqueda de los datos y logra sus propias conclusiones. En esto difiere del reportaje a profundidad, con el que suele confundirse.

De manera esquemática veamos los pasos que no pueden esquivarse en el camino metodológico, a través del cual es una constante el proceso mental y la verificación de los datos:

—Selección del tema, definición y delimitación.

—Marco teórico e hipótesis.

—Acopio de datos en las fuentes de consulta escritas: libros, documentos, revistas y periódicos.

—Organización de la bibliografía. Fichas de lectura.

—Investigación directa. Entrevistas y trabajo de campo.

—Clasificación, análisis e interpretación de la información compilada. —Conclusiones.

—Bosquejo, dividiendo el material por tema ere orden lógico o cronológico.

—Redacción. Nueva revisión de toda la información y evaluación definitiva.

Si esos pasos se siguen con fidelidad, al terminar de recolectar y evaluar el material será posible ordenarlo sin dificultad, la historia periodística se irá conformando cual rompecabezas al que en el curso del trabajo se le incorporan piezas.

Es prodigioso constatar el funcionamiento de esa maravillosa computadora humana que es el cerebro. No hay dudas, si día tras día se alimenta con la lectura, la reflexión y el análisis de los datos obtenidos, la información se irá procesando y al momento de la redacción fluirá lógica y ordenadamente.

En países con una tradición muy arraigada en el periodismo de investigación, antes de iniciarse el trabajo suele hacerse un estudio de viabilidad, ponderando todos los pasos necesarios para la máxima eficacia de la investigación, las probabilidades de éxito o de fracaso que a priori se puedan prever.

Algunos simplifican ese sondeo preliminar, pero siempre procede sopesar todas las posibilidades de un tema, analizar sus potencialidades, los obstáculos, reticencias, la infraestructura que deberá articularse para llevarla a cabo, los efectos y riesgos legales. Del conjunto de toda esa valoración se podrán establecer metas mínimas y máximas.

Esas ponderaciones no deben confundirse con el plan de trabajo propiamente dicho, el cual les invito a recorrer. Veamos: Se inicia con la elección del tema, obviamente, de interés para la comunidad, evitando los excesivamente ambiguos, amplios o complejos, muy ambiciosos respecto al tiempo y las disponibilidades en recursos humanos y apoyo logístico.

Una vez elegido, se procede a delimitarlo, a centrarlo. Se define la perspectiva desde la cual se enfocará la investigación, los objetivos perseguidos, estableciéndose las vertientes que se abarcarán, las variables asociadas.

Delimitar un tema u objeto de estudio no es sólo determinar lo que vamos a investigar, sino, además, trazar los límites en términos teóricos, geográficos e históricos.

Se le pone un cerco. Difícilmente un fenómeno social podría estudiarse en todo el ámbito en que se presenta, por lo que se debe señalar el área gen gráfica que comprenderá. Algunos temas tienen su propio marco espacial, por ejemplo, la frontera domínico-haitiana, sobre la que el periódico HOY realizó una investigación el año pasado. El marco histórico fue amplio, desde el siglo XVI hasta nuestros días.

La estructuración de un cronograma o agenda permite tener una idea tentativa del tiempo que tomará cada una de las etapas, a fin de fijar la fecha aproximada en que se concluirá.

En algunas investigaciones es necesario definir las unidades de observación, lo que permitirá tener una idea precisa sobre las características fundamentales que deben reunir las personas u otros elementos que puedan considerarse dentro del objeto de estudio. Esto lo aplicamos en la reciente investigación sobre la pobreza, para la que se realizaron entrevistas en los hogares pobres visitados, desarrollando un cuestionario que permitiera conocer cómo viven, cómo piensan, qué sienten, a qué aspiran, entre otros aspectos.

Previo al inicio de la búsqueda formal de la información, se establece un marco teórico del hecho o fenómeno a investigar mediante su conceptualización, exponiendo ideas y conceptos sobre el mismo, revisando las opiniones o teorías, los diferentes planteamientos que se han hecho, a fin de iniciar su estudio conociendo sus antecedentes y tendencias.

Es de gran valor un cambio de impresiones del periodista investigador con la persona de quien directamente dependa su trabajo, discutiendo el tema bajo distintas perspectivas, haciendo una descripción analítica del proceso a seguir. Si se trata de un equipo, hacer en grupo esta primera reflexión en voz alta, detectando las posibles fuentes, evaluando la estrategia a seguir.

En ese proceso de abstracción se podrán precisar los factores o características que interesa investigar, se dilucidan sus posibles conexiones, distinguiendo los aspectos relevantes de los que no interesen para los propósitos de la investigación. Es posible que entonces se haga una nueva poda o enriquecimiento del tema.

Para esa primera documentación se acude al archivo del medio de comunicación, se consulta al reportero encargado de la fuente vinculada al tema. A fin de agilizar ese aprendizaje previo, hacemos una entrevista de orientación a un especialista de confianza que diagnostique la problemática, identifique fuentes, personas a entrevistar, libros y documentos.

De ese modo, podremos delimitar mejor el tema y elaborar la hipótesis, que es la explicación provisional de lo que tratamos de comprobar, al tiempo que aporta algún criterio para que la información no se busque en forma indiscriminada, anárquicamente.

La hipótesis será el eje fundamental en el proceso de investigación, en ella se condensa la información más o menos apriorística que de la realidad se tengan, las premisas o juicios antecedentes.

Debe expresarse en una frase o formularla como una pregunta. Por ejemplo: Desde los ajustes económicos de los años ochenta no ha cesado de aumentar la pobreza.

En torno a esa premisa girará todo el proceso mental, se hace una serie de interrogantes auxiliares o complementarias.

Establecida la hipótesis nos lanzamos a la acción, a confirmar o rechazarla mediante dos vías fundamentales: la documentación escrita y la investigación directa de la realidad, a través de la observación en el trabajo de campo, sin descartar ninguna de las herramientas básicas para la obtención de conocimiento por medio de los sentidos, la razón y la intuición, valiéndonos de las percepciones sensoriales, las inferencias deductivas e inductivas y el “sexto sentido” profesional.

Debemos seguir la pista de informaciones parcialmente reveladas a la opinión pública, perseguir el rastro de documentos, historias o acontecimientos que el poder político, económico y social ocultan.

En esta fase realizamos las entrevistas a expertos u otras personas vinculadas al tema, en ocasiones confidenciales. Estas no se deben confundir con las entrevistas que se harán a personas implicadas directamente en el hecho o fenómeno estudiado.

Para la investigación documental se recurre a los centros de datos, bibliotecas y hemerotecas, a archivos, fuentes históricas, monografías, estudios, información estadística -censos, indicadores sociales y económicos-. Se consulta cuanto textos haya al alcance hasta asimilar completamente el problema. Por supuesto, los mejores, los más confiables, aplicando un buen criterio de selección, dado el apabullante cúmulo de publicaciones.

Tan pronto vayan llegando documentos, libros, revistas y periódicos, se debe comenzar su lectura y análisis, abriendo las fichas bibliográficas, que es la anotación ordenada de los elementos esenciales que identifican una fuente informativa respecto de otras.

Siempre tendrán prioridad las fuentes primarias, la información que no haya sufrido distorsión a través de diversas manos. Con las secundarias hay que considerar el posible riesgo de depender del juicio errado de otro.

Se recomienda comenzar con la documentación escrita, de modo que al realizar las entrevistas el periodista esté mejor preparado, sea un interlocutor válido capaz de detectar cuándo las fuentes mienten, tergiversan los hechas, o simplemente los desconocen. De lo contrario, podría ser manipulado o alejado del objeto de su investigación.

De gran trascendencia será juzgar si la información es digna de crédito, si hay prejuicio, sectarismo, partidarismo o tendencia a una determinada orientación. Conviene protegerse de personas o entidades políticas, económicas o sindicales que distorsionan la realidad, que pretenden servirse de los comunicadores.

Existen fuentes imparciales, equilibradas, pero suele ocurrir que mientras unos magnifican los hechos, otros los minimizan. Lo más importante y difícil para el periodista investigador es determinar su dimensión real, extraer el dato libre de distorsión. Aquí entran en juego su experiencia y destrezas.

Hay que cuidarse, sobre todo, de que uno mismo no contamine la interpretación o explicación de los hechos con su propia ideología, prejuicios o intereses.

El investigador tiene que descartar las ideas preconcebidas, su escepticismo natural debe ponerle en alerta contra el dar por cierto cualquier dato no verificado, por muy fidedigna que pudiera parecer la fuente o cualquier declaración que no haya sido contrastada con dos o más fuentes independientes.

En la medida en que nos adentramos en el tema, que lo comprendemos más y encontramos nuevas aristas, surge la tentación de proseguir la búsqueda de datos, al punto de que casi resulta traumático el detener el proceso. Aunque hasta el último instante se siga pendiente de la aparición de algún dato adicional, no queda más remedio que cerrar esa fase.

Llega entonces el momento de dedicarse a tiempo completo al examen crítico, a la evaluación e interpretación del material, en un ejercicio constante, intenso, durante el cual la información se internaliza, se va procesando.

En el ínterin, hay que conocer el comportamiento histórico del hecho o fenómeno que se investiga, las formas asumidas en el tiempo, los cambios experimentados, las particularidades en determinados períodos.

Se debe ser extremadamente riguroso en el uso de cifras, en el manejo de datos económicos y financieros, los que, como teda la información, deben ser confirmados y reconfirmados. Si no somos cuidadosos en las interpretaciones o razonamientos podríamos convertirnos en divulgadores de errores.

En el curso de toda la investigación existe una tarea permanente, que es la verificación minuciosa de todos y cada uno de los datos que se vayan obteniendo de las fuentes orales y escritas, de modo que lo que se publique no haya cómo refutarlo con prueba en contrario.

Esto es de capital trascendencia por ser la única manera de dar solidez científica a la investigación periodística, de conquistar la confianza del lector, la anhelada credibilidad, virtud por excelencia de un comunicador.

Contribuyen a lograrla estas premisas fundamentales recomendadas por avezados investigadores:

—Mantener una actitud inquisitiva, duda constante, no fiarse ni siquiera de la lógica, tratar de ver más allá de las apariencias.

—No dejarse llevar por explicaciones preestablecidas, estando abierto a cualquier posibilidad.

—Aceptar con honradez algún error incurrido durante el proceso investigativo, y estar dispuesto a volver a empezar.

—Agotar todos los recursos disponibles, revistiéndose de extrema paciencia para llegar a los más mínimos detalles que permitan formular conclusiones éticamente indudables, que hagan posible una comprobación rigurosa de la proposición inicial.

—No plantear los hallazgos ni los métodos como perfectos, rígidos, exactos o inmutables.

Avanzada la etapa de análisis, se hace una pausa para revaluar la investigación, observando cómo se perfilan las conclusiones, si se comprueba o no la hipótesis. Se procura detectar errores, llenar algún vacío, pero nunca forzar los resultados hacia la confirmación de la premisa que sirvió de punto de partida a la investigación.

Dados los últimos pasos, elaborado el bosquejo final y sopesadas las conclusiones, se procede a la redacción. Es recomendable un estilo claro, conciso y preciso, una prosa sencilla que además de corrección gramatical, de buena sintaxis, exhiba coherencia y unidad. Los párrafos deben sucederse con suavidad y lógica, sin recargamiento, ambigüedades ni calificativos innecesarios, evitando lo popular o coloquial, sin caer en lo rebuscado, pomposo o reiterativo.

En una nueva revisión a fondo es posible que haya que eliminar o introducir párrafos, inclusive, cambiar artículos completos, dividir alguno o refundir otros. Debe hacerse sin prisa, una revisión superficial puede dañar un largo esfuerzo.

es un trabajo arduo, gratificante a veces. Abundan los testimonios de periodistas investigadores de diferentes países con un dejo de pesar porque no ven los frutos de su esfuerzo, pues con frecuencia los artículos que publican no dinamizan el debate social ni alcanzan la esperada repercusión. Y, primordialmente, al no lograrse la solución de los problemas planteados.

No obstante, aunque pocas veces en las instancias de poder estos trabajes contribuyen a crear conciencia, ayudan a la sensibilización del lector, despiertan inquietudes, tienen una función didáctica, suscitando interés en las universidades. Y eso compensa.

Aunque con castrantes limitaciones, con muy pocos candidatos -afortunadamente valiosos-, esta modalidad del periodismo se abre paso en nuestros medios de comunicación, efectuada a veces contra viento y marea por vocaciones más que recias, tozudas.

Pero todavía no ha retomado la sistematicidad y los niveles cualitativos alcanzados por el equipo de investigación de los periódicos HOY y El Nacional, fundado en 1985 bajo la dirección del periodista Bienvenido Álvarez Vega.

Encarecidamente quiero instarlos a incursionar en la investigación, un quehacer apasionante que exige una entrega plena y un compromiso con la verdad, que debe estar normado por la ética y signado por una acendrada vocación de servicio.

Creo que las empresas periodísticas deben fomentar la investigación. Al hacer uso de esa extraordinaria herramienta para detectar y denunciar irregularidades en la administración pública y otros estamentos de la sociedad, los medios de comunicación sirven de freno a los poderes del Estado, asumen el papel de legítimo representante de los intereses ciudadanos, autentifican el rol que deben jugar en una democracia.

(Periodismo de investigación en República Dominicana. Colección Infomega, 2003).

Minerva Isa.- Estudió Ciencias de la Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Se inició como reportera en el periódico El Sol (1971-1975). De 1975 a 1981 trabajó en el diario El Caribe, en el que además de su labor como reportera comenzó a incursionar en la investigación periodística. En 1981 es parte del equipo fundador del periódico Hoy, donde durante veintiún años se ha dedicado a la investigación a tiempo completo. 

Publicado en