Entrevista: Ruddy Gonzalez (II)

Por: Carmen Imbert Brugal

REDACTORA DE HOY             

El Director de “EL Expreso”, Ruddy González concede a HOY tiempo para ofrecer su opinión acerca de la situación de los medios de comunicación en la República Dominicana. El antiguo Jefe de Redacción y Director de Última Hora, no cree que en el país esté en peligro la libertad de Expresión porque algunos de los más importantes grupos financieros administren los periódicos nacionales, tampoco teme la posibilidad de censura oficial.

González tuvo como escuela de periodismo, además de la academia, El Caribe, su padre fue linotipista del diario y él quiso trabajar desde que comenzó su vida universitaria. Mario Álvarez Dugan consideró que él no sabía de periodismo pero le ofreció una plaza como fotógrafo. El muchacho aceptó, quizás desconocía que iniciaba una fructífera carrera en una empresa donde estuvo trabajando durante 17 años.

“ Cuchito me consiguió  el trabajo como fotógrafo, de 8 de la mañana a 3 de la tarde, a las 3 salía para la universidad y llegaba en 10 minutos porque no había casi carros. Yo entré a El Caribe en el año 68, después de fotógrafo pasé a reportero, después fui Editor Internacional, Editor Económico, Editor Político y acabé como asistente de Don Germán y entonces pasé a Última Hora como Jefe de Redacción. Don Germán no quería, se quejó con Don Tuturo pero yo quería probar y probé.”

Ruddy es amable, pragmático, seguro de su ejercicio profesional y del poder que entraña. Conoce los riesgos de su oficio y le gusta enfrentarlos, sabe  que no todos lo quieren pero eso le tiene sin cuidado. Después de dirigir Última Hora le entusiasma asumir la Dirección de uno de los periódicos gratuitos de la Editora Listín Diario. Afirma que el desarrollo de la prensa dominicana ha sido ilimitado desde el año 65 y cree que en el país todos  dicen lo que quieren decir.

“ Después del último discurso del Presidente, por ejemplo, tu has podido escuchar de todo por la radio y la televisión, desde insultos hasta loas al Presidente. Aquí los micrófonos se abren y la gente dice todo lo que quiere y no pasa nada.”

Se refiere a la relación de los periodistas con los diferentes gobiernos y recrea la particular relación que han tenido los miembros del Partido de la Liberación Dominicana –PLD- con los medios de comunicación, desde la época que la organización política era dirigida por el Profesor Juan Bosch.

AQUÍ SE DICE TODO

 

La aprensión que algunos manifiestan, a partir del control de los medios de comunicación por algunos de los grandes grupos financieros del país, Ruddy González considera que es innecesaria. Del mismo modo cree posible la existencia de una prensa libre, siempre y cuando se respeten lo que denomina “las rayas amarillas”.

“ Una prensa libre es el mecanismo de información que da oportunidad a que los que trabajan en ella no estén sujetos a ningún tipo de control ni gubernamental ni privado.”

¿Es posible lo que dices?

“Claro que sí. En la República Dominicana no hay límites, si uno escucha la radio, ve la televisión y lee los periódicos puede concordar que no hay límites. Aquí se dice de todo y se dice más allá de lo que es posible.”

“ Como todo en la vida yo siempre establezco un símil para la prensa y es que existen unas rayas amarillas, son los límites que uno sabe no puede pisar. Uno tiene que ser precavido, no todo lo que te llega a la mente tu lo puedes decir.”

¿ Eso es la autocensura?

“ No, no es asunto de autocensura, eso es otra cosa. Autocensura es cuando te censuras por temor, no es autocensura cuando tu entiendes que si dices algo puedes desbordar pasiones o puedes provocar una situación que podría afectar a tu empresa, a tu entorno, a la sociedad, entonces tienes que buscar la mejor forma de decirlo y se puede decir. Autocensura es cuando te obligan y te chantajean para que no digas tal cosa y tu por temor o para recibir beneficios te callas.”

 

EL DESPEGUE ILIMITADO

 

EL Director de EL Expreso siempre ha sido optimista, no le gustan las nostalgias, en consecuencia, afirma, que después de la tiranía la prensa dominicana inició un proceso de avance cuyos resultados son más que satisfactorios.

 

“ Después de los años 60s, surge el despertar. Al caer la dictadura nos sentimos con la libertad suficiente para decir las cosas, pero eso no ocurre solamente en la República Dominicana, ocurre en el continente que se abre a una nueva generación de periodistas cuando comienzan a caer los regímenes autoritarios. Comienza ese proceso, concomitantemente viene la tecnología y la radio, la televisión comienzan con una fuerza increíble que no se ha parado hasta el día de hoy.”

 

“ En la República  Dominicana ese impacto comienza con la creación de Radio Mil, Radio Cristal, Radio Comercial que establecieron los grandes noticiarios. El cambio fue más importante en la radio, más que en la televisión o en los periódicos porque en esa época sólo estaban EL Caribe y La Nación, después, en el año 63, es que surge  Listín Diario para que en el 65 el despegue sea ilimitado en la prensa dominicana.”

 

El despegue que mencionas ¿se detuvo durante el período de los 12 años, presidido por Joaquín Balaguer?

“ Aunque tuvimos un gobierno bastante duro, desde el año 66 hasta el 76, yo diría que a finales del 78 era más abierta la situación, se practicaba la libertad de opinión. Ya estaba El Nacional, la revista Ahora, Renovación.”

“ Hoy hay una proliferación de medios de comunicación, una amplia gama de gente que hace opinión y que pertenece a todos los sectores de la sociedad. Es increíble lo que existe, uno tiene para coger y para dejar.”

 

 PERIODISTAS EN EL GOBIERNO

 

La proclividad de algunos periodistas al favor oficial no es nada nuevo. Quizás   en un principio la venta de la pluma a los intereses palaciegos fue motivo de escándalo y escarnio. Con el tiempo, no muchos se resistieron al encanto del poder. La impunidad permite que ese tema sea comentado sin rubor.

Se dice que el ascenso del Partido Revolucionario Dominicano –PRD- al poder, en el año 78, estableció la pauta que luego imitaron otros gobiernos para ganarse el favor de los periodistas. ¿ Estás de acuerdo?

“ Yo no sé si es desde el 78 pero, más que nada, puedo decir que durante el gobierno de Salvador Jorge Blanco, en el año 82, se hizo una gran labor para reclutar periodistas y es verdad que no es pecado ser afecto al gobierno como periodista.”

¿Puede un periodista trabajar con un gobierno sin perder credibilidad?

“ Lo que dice el marco teórico es que el periodista debe ser crítico del poder. Cuando el gobierno de turno era represivo, los medios de comunicación eran los medios idóneos para expresar la situación.”

“ No creo que es malo que un periodista trabaje en el gobierno, eso es parte de su función, puede ocuparse de las  relaciones públicas del gobierno o de una entidad privada. Ahora, lo que tiene que hacer desde su función es ser un periodista serio. Alberto Ramírez ha trabajado con Síndicos de todos los partidos, ha trabajado con todos los gobiernos peroél es serio, es honesto. Yo no tengo porque tener animadversión con esas personas. Sí es diferente que trabajando para el gobierno se pierda la objetividad, eso ya es diferente.”

“ El periodista puede trabajar con el gobierno pero lo que no puede hacer, mientras está trabajando, es escribir noticias en el periódico porque si es un periodista que está trabajando en la Corporación de Acueductos y Alcantarillados y escribe en EL Expreso, el día que él tenga que escribir sobre la crisis del agua, en la capital, va a chocar lo que él promueve con la objetividad que debe tener el periodista.”

 

EL ESTILO LEONEL

 

Algunos expertos en política y prensa afirman que el método utilizado durante el gobierno presidido por Leonel Fernández, para lograr el apoyo de algunos periodistas, fue inédito. Nunca –dicen- como entonces, se logró el favor de tantos comunicadores. ¿ Compartes la opinión?

“ Lo que hizo el gobierno de Leonel Fernández lo hizo por una razón lógica, el PLD fue el partido que peor relaciones tuvo con la prensa en la República Dominicana. Ellos trataron de recorrer un camino que habían perdido durante toda su existencia y le costó más dinero.”

“ En más diferente comprar ropa nueva cuando se te quema la casa que comprar ropa poco a poco. La misma personalidad del Profesor Bosch, que se irradió a todo el PLD y todavía hay mucha gente que lo copia hasta hablando, influyó. Él fue muy duro con la prensa, nunca aceptaba críticas.”

“En el PLD se dieron cuenta que su gran desventaja era su relación con la prensa y para enmendar eso tuvieron que gastar mucho y hoy hay muchos periodistas que por razones de simpatía, de interés o porque han entendido como son, los defienden, pero de que es cierto es cierto.”

“ Yo soy ejecutivo de un periódico desde hace 17 años y he pasado por todas las secciones de los periódicos. Trabajé como reportero y una de mis mayores preocupaciones era manejarme con la gente del PLD. Una de mis experiencias más traumáticas fue cuando mataron a Orlando Martínez. Yo era corresponsal de AP y yo hice una información que decía: Dos miembros del PLD, que dirige el Profesor Juan Bosch, fueron arrestados y están siendo investigados en torno a la muerte del periodista Orlando Martínez. Cheché Luna y Diómedes Mercedes fueron..etc, etc. Juan Bosch convocó una rueda de prensa, con la prensa internacional, para mostrar el cable y en esa conferencia yo estaba invitado y un amigo mío, que trabajaba con Bosch, me dijo: Ruddy no vengas que Bosch te va a botar de la casa. Bosch dijo que ese cable había sido escrito en inglés, por la CIA, se había traducido y luego enviado en una valija diplomática para ligarlo a él con el crimen.”

“ Yo sufrí eso durante mucho tiempo, fueron los días más amargos de mi vida. Sentí que manipularon la información en su provecho y me habían expuesto a la persecución de la gente del PLD.”

“Estábamos con el pesar, con el dolor y me crean esa situación, eran muy fanáticos. Supongo que lo que me pasó a mí le pasó a muchos periodistas. Es por eso que llevaron a muchos periodistas al gobierno para las relaciones públicas. A Leonel Fernández le preocupaba esa situación.” (FIN 1 de 2

Marzo, 2002

Publicado en